Por el ancho mar de los sargazos: una geografía sentimental de la Carrera de Indias

Sergio Manuel Rodríguez Lorenzo 

(Isla Cristina, 1972). Miembro correspondiente del Centro de Estudios Montañeses y de la Real Academia de la Mar, es licenciado en Geografía e Historia (especialidad en Historia de América) por la Universidad de Sevilla, máster en Archivística y en Economía, y profesor de Historia en la Comunidad de Madrid. 

Desde hace 25 años se dedica al estudio de la Carrera de Indias y el Atlántico hispanoportugués. Es autor de La Carrera de Indias: la ruta, los hombres, las mercancías (Esles de Cayón, 2012 y 2015), fruto de su participación en los III Encuentros en Esles (2011), así como de diversos artículos sobre la materia. Actualmente elabora una tesis doctoral titulada Señores de naos y negocio naviero en la Carrera de Indias (1560-1622) para la Universidad Hispalense, y amplía sus conocimientos de primera mano sobre el Nuevo Reino de Granada durante los siglos XVI y XVII.

Reseña:

La carrera de Indias fue la ruta que unió durante tres siglos a los territorios de la Monarquía Católica en la Península Ibérica con las Indias occidentales, y constituyó un espacio marítimo-mercantil que comprendía fundamentalmente el Atlántico Central. Hubo una carrera de Indias exitosa y prolongada en el tiempo: el triángulo Sevilla-Sanlúcar-Cádiz, Cartagena de Indias, Nombre de Dios-Portobelo, Veracruz y La Habana, puertos que forman la geografía oficial de la Carrera, más o menos conocidas por todos. Sin embargo, también existieron otros lugares de riqueza fugaz, o de tratos considerados indignos para la gloria del Imperio, promesas que no llegaron a cuajar en realidad o, simplemente, oportunidades perdidas que otros sí aprovecharon. Será esta geografía de lo diminuto, de lo marginal, nostalgia de lo que pudo haber sido, la que evoquemos en nuestra conferencia: las costas onubenses y el Algarbe, Bayona de Galicia, las Cuatro Villas de la Costa, Santo Domingo, Santa Marta, Cubagua, Garachico, San Pablo de Luanda, Santiago de Cuba… Será una geografía sentimental que llegue a orillas de tres continentes.